La entrada en vigor de la directiva europea 2014/55/UE es inminente y aún hay países ultimando sus leyes. Grecia ha sido el último en mover ficha. Pese a que han existido rumores asegurando que Grecia podría ser el siguiente país en implantar la factura electrónica obligatoria en todos los escenarios, siguiendo el modelo italiano, la realidad es que la legislación del país heleno va muy por atrás. El gobierno griego ha tenido que posponer la obligatoriedad de la factura electrónica a nivel gubernamental a través de un proyecto de ley. De este modo, Grecia se ha convertido en el último país europeo en empezar a legislar sobre la digitalización de la factura electrónica.

Un largo camino hacia la factura electrónica: objetivo 2020

En 2017 Grecia empezó a trabajar en la instauración de la factura electrónica. Primero creó el “Interoperable eInvoicing in Greece Programme”. Seguidamente, lanzó un sistema propio para intercambiar documentos electrónicos con las instituciones públicas llamado ESIDIS. Sin embargo, siempre mantuvo el uso de estos sistemas de intercambio de documentos empresa-gobierno-empresa voluntario. Ahora, el gobierno griego sigue trabajando en un sistema más completo, que permita no solo el intercambio de facturas electrónicas, sino también la aprobación y el pago de estas facturas.

Pese a todas estas prometedoras iniciativas, la realidad es que no fue hasta octubre del 2018 cuando Grecia decretó una ley para regular la facturación electrónica B2G, convirtiéndose así, en el último país de la Unión Europea en hacerlo. El intercambio de la factura electrónica B2G será obligatoria a partir de 2020 en Grecia. 

A menos de un mes para que entre en vigor la directiva europea 2014/55/UE, todos los países ya tienen su propia regulación y fecha oficial de inicio de la obligatoriedad de usar la factura electrónica en el entorno público.

En el Mapa legislativo de la factura electrónica elaborado por Voxel Group podrás consultar la legislación vigente de cada país y estar al día de todas las novedades.