A principios de este año, Albania anunció la introducción de un sistema de control continuo de transacciones (CTC), llamado fiscalizimi. Este sistema requiere la autorización previa por parte de la autoridad fiscal de la emisión de facturas para los contribuyentes. Así, Albania se suma a las filas de Francia o Polonia, que también cuentan con un sistema de reporte propio

Esta nueva medida tiene como objetivo disminuir la evasión fiscal en el país y mejorar y ampliar la capacidad de control de las autoridades fiscales. Además, también se alinea con la Directiva 2014/55 de la UE sobre facturación electrónica en el ámbito público y la Directiva del IVA, acercándose a la actual regulación europea existente. 

CTC, sistema de control continuo de transacciones

El sistema CTC requiere a los contribuyentes la implementación de un “sistema de fiscalización”. Éste consiste en un software certificado para transmitir facturas electrónicas a una plataforma de facturación centralizada en tiempo real administrada por la Agencia Nacional para la Sociedad de la Información (NAIS). Los contribuyentes deberán obtener un certificado electrónico emitido por la Autoridad Fiscal para empezar a utilizar el nuevo sistema de facturación. 

Existen dos tipos de software certificados: 

  • Dispositivos fiscales aprobados con capacidad de impresión: estos se utilizarán para las facturas de las transacciones en efectivo. Por ejemplo: en el punto de venta. Sin embargo, los contribuyentes también podrán utilizar los dispositivos fiscales existentes si se adaptan a la nueva regulación. 
  • Solución de software aprobada que sea capaz de realizar ciertas funciones, incluida la firma digital: estas se utilizarán para las facturas de transacciones que no sean en efectivo. 

Plazos de implementación 

El sistema CTC se aplicará de forma gradual a partir del 1 de setiembre de 2020 a todos los contribuyentes sujetos al IVA y a la declaración de la renta en Albania: 

  • 1 de setiembre de 2020: transacciones en efectivo de contribuyentes sujetos al IVA y al impuesto a las ganancias corporativas (CIT) con una facturación anual superior a 8 millones de leks (aproximadamente 64.790€).
  • 1 de enero de 2021: Transacciones en efectivo de contribuyentes sujetos al IVA y CIT simplificado con una facturación anual de entre 2 y 8 millones de lek (entre 16.200 y 64.790€); transacciones en efectivo de contribuyentes sujetos a CIT simplificado con una facturación anual que no exceda los 2 millones de lek; y transacciones B2G sin efectivo. 
  • 1 de julio de 2021: transacciones B2B sin efectivo

Próximos pasos

Con esta nueva regulación, Albania pretende dar un paso hacia adelante en la lucha contra el fraude fiscal y en el camino hacia la implementación de la facturación electrónica obligatoria. 

Si bien se necesita legislación adicional antes de que se pueda implementar la ley de fiscalización, el país se muestra firme ante la futura implementación del sistema de fiscalización y ha demostrado avances significativos teniendo en cuenta los desafíos económicos del 2020. 

Si quieres estar al día de todas las novedades en facturación electrónica en Europa, echa un vistazo al mapa interactivo sobre el estado legislativo de los países europeos: