Este 2020, algunos países introducirán cambios significativos en legislación de la facturación electrónica. Estos son algunos de los más importantes: 

  • Francia

La facturación electrónica B2B y B2C no es obligatoria en Francia. 

Sin embargo, a partir del 1 de enero de 2020, las empresas muy pequeñas (de menos de 10 empleados) estarán obligadas a enviar facturas electrónicas al gobierno (B2G), según la Ordenanza de 26 de junio de 2014 que define el calendario de las obligaciones de facturación electrónica de los facturadores al Estado, a las colectividades locales y a sus respectivas instituciones públicas. 

Esta obligatoriedad se ha ido implementando desde 2017 a las empresas grandes, medianas y pequeñas. 

  • Grecia

Para enero de 2020, Grecia tenía planeada la implementación del sistema myData, un reporting digital de contabilidad e impuestos con el que el gobierno podía recibir electrónicamente y en tiempo real, información sobre las facturas de compra y venta y datos de recibos. Sin embargo, el Ministerio de Finanzas griego anunció que esta medida se retrasará, sin especificar ninguna fecha concreta. 

Aunque los plazos aún no se han revelado y las especificaciones técnicas finales no se han publicado, se espera que las autoridades griegas expresen sus intenciones en la primera mitad de 2020. 

No obstante, el modelo de autorización previa de las facturas electrónicas que pretendía seguir el modelo italiano de facturación electrónica, en el que se requiere una autorización por parte de la autoridad tributaria antes del  proceso de intercambio de las facturas, parece que de momento ha sido descartado. 

En el entorno de facturación electrónica B2B o B2C no existe ninguna obligatoriedad. 

  • Bélgica

La obligatoriedad de la factura electrónica en el ámbito público belga (B2G) entró escalonadamente: en Flandes es obligatoria desde 2017, y desde 2018 es obligatoria a nivel federal (sólo en algunos contratos). 

A partir de 2020, será obligatorio a nivel general. Sin embargo, en el entorno B2B o B2C aún no existe ninguna obligatoriedad. 

  • Alemania

Por ahora, las agencias del gobierno central alemán se han visto obligadas a recibir facturas electrónicas desde el 18 de abril de este año.

Sin embargo, el plazo para la aplicación de la facturación electrónica B2G en Alemania se extende hasta el 4 de abril de 2020, momento en el que será obligatorio el envío de facturas electrónicas B2G a nivel regional y comunitario. 

El 27 de noviembre de 2020, esta obligatoriedad pasará a ser a nivel federal. 

Para facturas B2B o B2C no existe ninguna obligatoriedad. 

  • Noruega 

A partir del 1 de enero de 2020, el gobierno noruego impondrá a las empresas privadas un reporte obligatorio a la Agencia Tributaria mediante el estándar de auditoría fiscal (SAF-T, Standard Audit File for Tax). 

Este reporte sólo se exigirá a petición de las autoridades fiscales. 

En el entorno B2G, el envío de facturas electrónicas al gobierno es obligatorio desde 2011. Sin embargo, no existe obligatoriedad para facturas B2B o B2C. 

  • Romania 

Igual que en el caso noruego, a partir del 1 de enero de 2020, el gobierno rumano implantará un reporte obligatorio para las empresas privadas a la Agencia Tributaria rumana, mediante el estándar de auditoría fiscal (SAF-T, Standard Audit File for Tax). 

La facturación electrónica no es obligatorio para B2G, B2B ni B2C. 

Encontraréis más información sobre la legislación y especificaciones para emitir facturas electrónicas en Europa en nuestro mapa interactivo: