La implementación de la factura electrónica para las instituciones públicas (B2G) está avanzando en Europa. Y Estonia, país más avanzado del mundo en digitalización de la sociedad, no quiere quedarse atrás. A partir del 1 de julio de 2019, Estonia implementará la obligatoriedad de la facturación electrónica B2G, o lo que es lo mismo, el envío de facturas entre empresas y el gobierno estonio.

Desde abril de este año, tal como indica la Directiva Europea 2014/55/UE de facturación electrónica, todas las administraciones públicas en Europa están obligadas a estar preparadas para recibir  y procesar facturas electrónicas que cumplan con la normativa Europea (con el formato EN 16931-1). Sin embargo, Estonia ha decidido hacer obligatorio el envío de facturas electrónicas al sector público estonio.

La Agencia Tributaria estonia, el Centro de Registros y Sistemas de Información (RIK, por sus siglas en estonio), mantendrá su programa de facturación electrónica, e-Financials, con el que las empresas deberán enviar y recibir facturas electrónicas con la administración pública. De este modo, Estonia se une a la mayoría de países en Europa y extiende su legislación en facturación electrónica.

Novedades legislativas

En el sector de la industria turística es necesario estar al corriente de las últimas actualizaciones en legislación de facturación electrónica, ya que una cadena hotelera puede llegar a procesar entre 3 y 6 millones de facturas al año. Según Statics Estonia, más de 3,5 millones de turistas visitaron el país en 2018.

Si tienes más dudas sobre la facturación electrónica en Europa, puedes consultar nuestro mapa interactivo con las novedades legislativas europeas en facturación electrónica y la regulación de cada país.