baVel, la plataforma de facturación y pagos electrónico de Voxel Group líder en el sector turístico, ha elaborado el “Panorama de la factura electrónica en Europa”, un mapa interactivo en el que se detalla el estado legislativo de cada país en relación a la factura electrónica. El mapa interactivo también especifica la entrada en vigor de nuevas leyes y está continuamente actualizado con nuevas obligatoriedades en relación a la facturación electrónica de cada país. En algunos países, el mapa interactivo de baVel también incluye una guía detallada de los requerimientos para usar la factura electrónica en cada país.

El 18 de abril de 2019 todas las administraciones públicas centrales de los estados miembros de la Unión Europea deberán estar preparadas para recibir y procesar facturas electrónicas de acuerdo con la directiva europea 2014/55/UE. Por este motivo, y con el objetivo de dotar a todas las empresas de una herramienta de soporte ante el cambiante marco legislativo europeo concerniente a la factura electrónica, baVel ha lanzado este mapa interactivo.

La directiva europea es sólo un paso más hacia la normalización y estandarización del uso de la factura electrónica en todos los ámbitos (B2G, B2B, B2C). De hecho, según la Agenda Digital de Europa, la facturación electrónica es una prioridad política. Para el sector privado esta directiva no supone ninguna obligatoriedad, pero sí la posibilidad de empezar a usar la e-factura con todas las administraciones públicas de Europa.

“La normalización en el uso de la factura electrónica está más cerca de lo que imaginamos. Ahora es el turno de las administraciones públicas, pero ya hay muchas empresas privadas que llevan años con un sistema robusto de facturación electrónica implantado” explica Àngel Garrido, CEO de Voxel Group. “Comprender la complejidad legislativa de la factura electrónica dota a las empresas de un poder de decisión mayor y mejor en lo que a sus negocios se refiere”, concluye Garrido.

La factura electrónica en el sector turístico

Si hay un sector en el que las transacciones electrónicas están en auge, ese es el turístico. El sector travel es un sector altamente transaccional, lo que significa que por la naturaleza de su negocio genera al cabo del año, millones de facturas y transacciones. La gestión y el procesamiento manual de todas estas facturas son fuente de grandes e históricas ineficiencias para las empresas turísticas.

Según datos de baVel, una cadena hotelera de alcance internacional puede llegar a procesar entre 3 y 6 millones de facturas al año, mientras que una agencia de viajes o un tour operador superarían el millón de facturas anuales; y un bedbank internacional puede procesar más de 10 millones de facturas al año.

La digitalización del proceso de facturación aporta múltiples beneficios a las empresas: automatización de procesos manuales, reducción de errores, aumento de la productividad, control documental, reducción del uso del papel, mayor eficiencia en los cobros… baVel, la plataforma de facturación electrónica de Voxel Group especializada para el sector turístico está especialmente diseñada para los flujos de la industria turística y el canal HORECA, y aporta beneficios extras como la trazabilidad, conciliación automática, compatibilidad con sistemas de gestión universal y la posibilidad de cerrar el ciclo de facturación automatizando, también, los pagos B2B.

La factura electrónica en Europa

El auge de la factura electrónica en Europa es un hecho. Y es que, según la Asociación de proveedores de servicio de facturación electrónica europea (EESPA por sus siglas en inglés) el uso de la factura electrónica aumentó un 23% en 2017, lo que significó hasta 1.900 millones de e-facturas más respecto al 2016.  De hecho, en Italia ya es obligatorio usar la factura electrónica tanto B2G como en B2B.

En España, la factura electrónica es obligatoria desde el 2015 en el entorno B2G (facturas emitidas a la administración) y su uso está cada vez más generalizado en el sector privado. Según los últimos datos, en 2017 más de 156,6 millones de facturas fueron electrónicas en España, con un aumento del 32% respecto al año anterior.