Cada vez son más los países que apuestan por digitalizar la emisión y recepción de facturas. El último territorio en unirse a esta tendencia ha sido Arabia Saudí. El pasado 4 de diciembre de 2020 se publicó en Arabia Saudí el reglamento inicial de factura electrónica B2B.

Este primer reglamento no detalla las especificaciones técnicas y otras informaciones relevantes. Pero sí que deja claro el marco general en el que se va a desarrollar la factura electrónica en Arabia Saudí.

¿Qué es una factura electrónica?

Según el reglamento publicado, una factura es electrónica cuando se emite, almacena y modifica en formato electrónico. En consecuencia, una factura en papel que se digitalice mediante escaneo o copia, no se considera factura electrónica.

¿Cuándo entrará en vigor la factura electrónica B2B?

El plan de Arabia Saudí es que la factura electrónica B2B obligatoria entre en vigor un año después de la publicación del reglamento, es decir, en diciembre de 2021. A lo largo del año, el gobierno irá publicando las especificaciones para que las empresas puedan adaptar sus sistemas.

¿Quién deberá adoptarla?

Todos los sujetos pasivos residentes deberán usar la e-factura. También los proveedores que emitan facturas en nombre de empresas residentes en Arabia Saudí. Dentro de este grupo, no habrá excepciones ni por tipo impositivo, ni por país de destino de la factura.

¿Qué sistema de transmisión deberán usar las empresas?

Pese a que aún no hay mucho detalle sobre este aspecto, lo que sí está claro es que los sistemas de transmisión deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Conexión a internet.
  • Cumplir con las normas básicas de control de datos y ciberseguridad del país.
  • Incluir un mecanismo anti-manipulación.
  • Aceptar APIs externas.

Para que compañías y empresarios tengan tiempo de preparar sus sistemas, la implantación de la factura electrónica se hará en dos etapas:

  1. Emitir y almacenar las facturas (y las notas de débito y crédito) siguiendo un formato electrónico estructurado.
  2. Conectarse con la Autoridad General de Zakat e Impuestos (GAZT) para transmitir la información y los datos.

Régimen de control continuo de transacciones (CTC)

Aunque el reglamento no detalla qué modelo de factura electrónica implantará el país, los expertos esperan que sean un modelo de control continuo de transacciones (CTC). O lo que es lo mismo, un modelo clearance. La mayoría de los países que implantan la factura electrónica obligatoria se inclinan por el modelo CTC por los beneficios que aporta en relación a la reducción del fraude. La clave de este modelo es que las empresas deben transmitir a la agencia tributaria las facturas emitidas en tiempo real.

Arabia Saudí se une así a países como Egipto o Turquía en el uso de la factura electrónica B2B obligatoria.