El cambio de paradigma está brindando nuevas oportunidades que podrían convertirse en la nueva norma del sector turístico. En medio de una de las mayores crisis sin precedentes, la industria turística está apostando por aquellos proyectos que antes habían quedado relegados a un segundo plano. Estas nuevas iniciativas podrían redefinir el mercado como antes lo conocíamos. 

De este modo, nuevas realidades como los check-in y check-out online, una mayor desinfección y la desaparición del pago con dinero en metálico podrían pasar a ser la norma y dejar a un lado las prácticas que se venían haciendo hasta ahora, muchas de las cuales sin cabida en la nueva normalidad. 

Muchos de los procesos que veníamos haciendo hasta ahora ya no son válidos. Tenemos que abrir nuestra mentalidad y apostar por nuevas prácticas”, afirmaba Marco Torrente, Chief Financial Officer en Europe WebBeds en el marco del baVel Digital Summit, que celebró una sesión online con profesionales del sector el pasado 7 de mayo. 

Así, durante lo que algunos han definido como un “cierre de mantenimiento”, los expertos coincidían en que la industria deberá apostar por nuevas tecnologías que ayuden a la optimización de procesos para poder adaptar la estrategia de acuerdo con la demanda y dirección del mercado. “La crisis crea nuevas oportunidades. Debemos ser flexibles y apostar por la tecnología aplicada a todo el customer journey”, añadía Valerio Duchini, Chief Executive Officer en B&B Hotels Italia SpA. 

Flexibilidad, innovación y transparencia

En este sentido, Mike Carlo, Board Member en HEDNA (la Hotel Electronic Distribution Network Association), que aportó su visión como representante de la industria, apuntó que el sector deberá apostar por nuevas iniciativas como la Open Payment Alliance, un nuevo estándar de pagos B2B que pretende crear un canal único de pagos para la industria turística que sustituya los antiguos canales de distribución: “Experimentaremos un cambio humano significativo y deberemos renegociar la confianza en la industria”. 

En un contexto altamente incierto y con una crisis de confianza, la flexibilidad, tanto a nivel financiero como estratégico, la innovación y la transparencia serán claves para la recuperación. Muchos apuntan que será un proceso lento y costoso, al ser una de las primeras industrias afectadas por la pandemia y probablemente una de las últimas en poder recuperarse. Sin embargo, todos coincidieron en que esta crisis traerá muchas oportunidades que podrían redefinir el sector turístico.