• Categorías
  • Tiempo de lectura: 3 minutos

    Al iniciar el 2024, el panorama europeo está listo para presenciar avances legislativos significativos en la facturación electrónica. Abrazar la transformación digital es clave, y mantenerse informado sobre estos cambios es crucial para las empresas que buscan optimizar sus procesos administrativos. Sumergámonos en los desarrollos anticipados en varios países europeos:

    Dinamarca: configurando la digitalización de la contabilidad

    Dinamarca da un paso audaz en 2024. Las empresas sujetas a requisitos contables deberán digitalizar sus sistemas contables a partir del 1 de julio de 2024. Además, la Autoridad de Negocios Danesa planea publicar una lista de sistemas de contabilidad digital estándar registrados en enero de 2024, simplificando el proceso de selección para las empresas que buscan cumplir con los requisitos en evolución.

    Grecia: una odisea sin papel

    Grecia delinea un cronograma meticuloso para la implementación de la facturación electrónica B2G. Para el 1 de enero de 2024, todos los contratos con agencias gubernamentales centrales estarán obligados a usar la e-factura. La obligación se extiende progresivamente a otras autoridades gubernamentales para el 1 de junio de 2024, culminando en una transición integral hacia un sistema de facturación sin papel que cubre todas las transacciones gubernamentales para el 1 de enero de 2025.

    Polonia: mandato de facturación electrónica en B2B

    El avance de Polonia hacia la facturación electrónica está marcado por una ley firmada el 4 de agosto de 2023. Esta ley establece la obligatoriedad de la facturación electrónica B2B (entre empresas) a través del sistema KSeF, siendo obligatoria a partir del 1 de julio de 2024 para contribuyentes generales y a partir del 1 de enero de 2025 para pequeñas y medianas empresas (PYMES) exentas de IVA. Cabe destacar que existen ciertas exenciones para las facturas de empresa a consumidor (B2C) y las facturas emitidas bajo el régimen de ventanilla única (OSS).

    *Actualización: debido a la falta de preparación de los sistemas informáticos, Polonia ha aplazado la entrada en vigor de la facturación electrónica obligatoria sin determinar nuevas fechas.  

    Portugal: equilibrando la voluntariedad con la seguridad

    A partir del 1 de enero de 2024, las facturas en formato PDF no EDI en Portugal deben incluir una firma electrónica calificada o sello electrónico para considerarse válidas. Si bien esto agrega una capa de seguridad, es importante señalar que la facturación electrónica sigue siendo voluntaria en el sector B2B. Este enfoque matizado garantiza un equilibrio entre fomentar prácticas digitales y respetar la autonomía empresarial.

    Rumanía: avanzando en las obligaciones de facturación electrónica

    La travesía de Rumanía hacia las obligaciones de facturación electrónica da un salto significativo en enero de 2024. Los contribuyentes B2B, que manejan productos de alto riesgo fiscal, ya están obligados a presentar facturas electrónicas a través del sistema RO e-Invoice desde julio de 2022. La ley propuesta sugiere extender esta obligación a todos los demás contribuyentes a partir de enero de 2024, con un período de gracia hasta marzo de 2024 para facilitar la transición.

    Eslovaquia: implementación gradual para entidades estatales y públicas

    Eslovaquia traza un enfoque escalonado para la implementación de la facturación electrónica B2G. En el primer trimestre de 2024 la mayoría de ministerios y otras entidades gubernamentales transicionarán hacia la factura electrónica. La naturaleza dinámica del cronograma subraya el compromiso con la adaptabilidad.

    España: facturación electrónica descentralizada en el horizonte

    España vislumbra un sistema descentralizado para las facturas B2B a partir de 2025. Los proveedores certificados (o PIFEs) jugarán un papel fundamental en el envío y recepción de facturas, para cumplir con el nuevo sistema. Se espera que la ley se publique en el Boletín Oficial de España (BOE) durante 2024, brindando a las empresas diferentes plazos según sus ingresos.

    En conclusión, los desarrollos legislativos en la facturación electrónica europea para 2024 reflejan un compromiso colectivo con la digitalización. Adaptarse a estos cambios no solo garantiza el cumplimiento, sino que también posiciona a las empresas para prosperar en una era de procesos financieros eficientes y sin problemas. 

    Si quieres empezar a digitalizar tus procesos administrativos y no esperar a que sea obligatorio por ley, contacta con Voxel, empresa experta y líder en el sector turístico y canal horeca, a través de la web o directamente en info@voxelgroup.net.